Iglesia de Santa Marina

Iglesia de Santa Marina

publicado en: Sitios emblemáticos de Córdoba | 0

La Iglesia de Santa Marina es uno de los mayores exponentes de las Iglesias Fernandinas de Córdoba, levantadas tras la conquista de la ciudad

La Iglesia de Santa Marina de Aguas Santas (popularmente conocida como Santa Marina), representa uno de los mayores exponentes de las llamadas Iglesias Fernandinas de Córdoba. Se conoce así al conjunto de iglesias que el rey Fernando III el Santo mandó construir, tras la conquista de la ciudad a los musulmanes en el siglo XIII. Desde 1931 es Monumento Histórico-Artístico Nacional, declarado Bien de Interés Cultural.

Esta iglesia da hoy nombre a uno de los barrios con más solera y tradición taurina de la capital cordobesa, lo que hace que también se conozca como el “barrio de los toreros”. Frente a la fachada principal de la iglesia se encuentra la Plaza de Santa Marina, que está presidida por un impresionante monumento al diestro Manuel Rodríguez “Manolete”.

El templo es de planta basilical, con tres naves y su arquitectura combina algunos (pocos) elementos del románico tardío, con otros propios ya del gótico y el arte mudéjar. La separación de la nave central con las dos laterales, se hace por medio de unos arcos apuntados de gran tamaño sobre los que se encuentran unos grandes ventanales. Como característica común del estilo “fernandino”, los techos son de cubierta sin ningún tipo de bóveda.

En la fachada destacan cuatro grandes contrafuertes rematados por pináculos, que indican exteriormente la separación de las naves del templo. Una pequeña escalinata se abre ante la puerta de entrada, que se integra en un arco de ojiva abocinado y sobre el que se sitúa un gran rosetón, también muy característico de las iglesias fernandinas cordobesas.

En el siglo XVI se adosó la torre-campanario al lado derecho de la cabecera del templo.

Quizás te interese...

Dejar una opinión