Ocho motivos por los que deberías visitar Córdoba

publicado en: Consejos | 0

Cuando en media Europa aún no se había canalizado el agua, en Córdoba ya había baños y fuentes públicas en las calles. La ciudad fue capital del califato durante siglos, cuna de filósofos y un alarde de arquitectura religiosa y civil que hoy atrae a miles de personas cada día. Probablemente para muchos de los viajeros estos sean los motivos para visitar Córdoba.

  1. La Mezquita Catedral de Córdoba es uno de sus atractivos ineludibles. Se inició a construir tan solo unos años después de la llegada de los árabes a Andalucía. El patio es un lugar de oración que invita a entrar en un entramado de arcos dobles que se pierden a la vista, en cuyo centro está el altar de la Catedral.
  2. No solo la Catedral, sino también el barrio del casco antiguo forma parte de la declaración de Patrimonio de la Humanidad que ostenta Córdoba. El laberinto de calles y plazas buscan dar sombra al viandante, que se asoma a patios y tabernas donde se conserva el espíritu milenario de la ciudad.
  3. Los Reales Alcázares también fueron construidos antes por los musulmanes y reorganizados por los reyes cristianos posteriormente. En el conjunto destacan los jardines, llenos de fuentes. El mejor lugar para refrescarse en verano e imaginar la Córdoba de los califas.Alcazar de los Reyes Cristianos
  4. El Guadalquivir saluda a Córdoba a su paso por la ciudad como lo lleva haciendo hace miles de años. Testigo de su paso es el Puente Romano, construido en el siglo I a. C. Hoy es una pasarela peatonal con excepcionales vistas y protagonista de innumerables fotos.
  5. Los Patios de Córdoba también forman parte del catálogo de Bienes inmateriales de la Humanidad. En plena primavera es una delicia hacer una ruta por estas joyas de la arquitectura urbana primorosamente decoradas. Aunque en Navidad también tienen su encanto y peculiar decoración.
  6. Dos son los Baños Árabes con que cuenta la ciudad. Los más antiguos de la península. Unos pertenecían a la mezquita y reproducen sus arcos, otros son anteriores y vecinos del Alcázar.
  7. El Museo de Julio Romero de Torres, en el mismo edificio que el Museo de Bellas Artes, recopila los cuadros más famosos del pintor cordobés, que supo captar como nadie la belleza de la mujer morena.
  8. Y para agradar al paladar se puede degustar desde el salmorejo al flamenquín pasando por el rabo de toro. Un trío de los mejores platos de la gastronomía cordobesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *